Microcopywriting: el poder de los pequeños detalles

¿Cuándo fue la última vez que estabas navegando por alguna web y un pequeño detalle consiguió dibujarte una sonrisa?

Si pasas tiempo en Internet no creo que haya pasado demasiado tiempo.

Va, piensa. Si sigue sin ocurrírsete, cambia al email.

¿Ahora sí?

En todos los canales por los que comunicamos lo podemos ver: es la magia del microcopywriting, la grandeza de los detalles más pequeños.

¿Qué es el microcopywriting?

Son fragmentos de copy, generalmente poco visibles, que no ocupan las posiciones principales, con los que se pretende llamar la atención del lector siendo diferente.

Es poner algo que no suena como le suena a todo el mundo.

Es sorprender con algo muy cuidado.

No se puede hacer microcopywriting en un titular, pero sí en un texto legal, en el mensaje de las cookies, en una página de error 404 o incluso en los códigos invisibles de una web, como ahora verás.

Para que lo comprendas, y antes de meternos a ver ejemplos, aquí un ejemplo de microcopy rápido:

  • Sin microcopy: Esta web utiliza cookies. Si continúas navegando significa que aceptas su uso.
  • Con microcopy: Esta web utiliza cookies que, lejos de ser unas deliciosas galletas, es algo que utilizo en mi web para darte una mejor experiencia, porque para ti solo quiero lo mejor. ¿Te parece bien?

Son incontables los microcopys en el cartelito de las cookies.

¿Qué me aporta hacer microcopywriting en mi web?

Algo primordial: si lo haces bien, la experiencia de usuario mejora enormemente.

Cuando te encuentras con mensajes de estos no me digas que no te dan ganas de seguir navegando. Pues esa interacción, ese seguir en la web haciendo y viendo cosas, Google lo valora y lo premia.

Y no solo eso. ¡Qué va!

El microcopywriting entra con fuerza en la mente de los lectores, dejándoles una impresión exquisita sobre ti.

Hace marca. Branding. Que se acuerden de ti.

Y eso… Eso vale oro.

Simplemente con un pequeño detalle bien puesto, ya ves. No hace falta ser un genio; tan solo una pizca creativo.

Ejemplos de microcopywriting

Venga, que ahora que sabes qué es seguro que tienes ganas de llegar a esta parte. Vamos a ver algunos ejemplos, empezando por lo más típico y luego yéndonos a por cosas mucho menos frecuentes:

Microcopywriting en cartel de seguridad

Este es un ejemplo de Rubén Alonso, que tiene una web plagada de detalles como este. Mira el CTA de al lado:

Microcopywriting en CTA

Terminamos con Rubén poniendo los textos legales de su formulario para descargar un lead magnet:

Microcopywriting en textos legales

¿Ves? Consigue hacer de textos aburridos y monótonos algo distinto. Mejora la UX, uno de los beneficios principales de esta técnica tan detallista.

Dejamos la web de Rubén y nos vamos a la de Pepa Cartini, a la que por cierto entrevisté en su momento.

Mira qué forma más maja de invitarte a su newsletter:

Microcopy para apuntarte a newsletter

Aquí uno sobre cookies, que no podía faltar. Esta vez de la tienda de Mr.Puterful:

Microcopywriting en aviso de cookies

Mira ahora un microcopy que aparece en el primer scroll de la home. Se trata de Envialia:

Ejemplo de microcopywriting en la home

En su web hay varios ejemplos más.

Mira, aquí uno de una página de mantenimiento. Sencillo, directo y al grano. Es de la cerveza Zeta:

Microcopy en página de mantenimiento

También podemos hacer microcopywriting en otros lugares, no solo en la parte más visible de una web.

Así es como digo yo a mis suscriptores que se den de baja de mi lista:

Microcopywriting en email

O mira el aviso legal de Bruno Ramos, cómo lo vuelve un poco menos impersonal:

Microcopywriting en aviso legal

¿Y qué me dices del microcopywriting en páginas de error 404?

Microcopy en página 404

Esta es de Kiko Romero.

Como ves, cualquier sitio, por poco apto que parezca para ello, es bueno para hacer microcopy y tratar de mejorar la experiencia de usuario.

Ya me dirás, por ejemplo, la diferencia entre una página de error estándar, sin posibilidades de nada, y una con algo distinto como el ejemplo de Kiko.

Podríamos seguir navegando, para que veas que intención de mejorar la UX hay en todos lados, pero nos vamos a despedir con un ejemplo propio de Google Chrome.

Solo podrás conocerlo si desconectas el Internet y tratas de navegar por alguna página (utilizando el navegador de Google, claro).

Ya verás lo que pasa; dejo que lo descubras tú.

¿Conoces más ejemplos de microcopywriting?

Si eres de esas personas que tienen un swipe file siempre listo para capturar ideas te voy a pedir que en los comentarios me dejes una muestra que te cautivara en su momento.

Puedes colgarme el enlace y explicarme dónde está o subir la captura a Internet y pegar directamente el link.

Venga… ¡enséñame alguno!

4 comentarios en “Microcopywriting: el poder de los pequeños detalles”

  1. Avatar

    Hola Javi

    Algo que echo de menos en algunos blogs es una invitación ‘microcopy’ para escribir comentarios. No voy a poner ejemplos porque todo el mundo sabe que el blog que más me gusta es el de Víctor Campuzano.

    Sé que los comentarios ya no son lo que eran. Pero un post sin comentarios es como un jardín sin flores.

    Un abrazo

  2. Avatar

    Gracias por la mención Javi!

    En mi caso el mérito es realmente de Marina Brocca, que se curra mucho los textos legales 😉

    Lo que sí he personalizado son las 404 con un detallito para los lectores 😉

    Saludos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *