Campaña PPC

Qué son las campañas PPC y cuándo te interesan por encima de las demás

PPC.

Vale, quizás a primera vista estas tres letras no te digan nada o te suenen a las siglas de un partido político. En función de la imaginación que tengas, pueden tener miles de significados.

Pero si te digo que son campañas de publicidad de Google Ads (antiguamente Adwords) donde “pagas por cada clic”, seguro que algo sí te empieza a sonar.

Y de eso va el post de hoy.

Vengo a desgranar todo lo que debes saber sobre las campañas PPC o de pago por clic.

Un tipo de publicidad que, como todo en la vida, tiene sus pros y sus contras.

No son ni mejor ni peor que otro tipo de campañas (de las que también te contaré un poco en este post); simplemente, dependiendo de cuál sea tu objetivo, te interesarán unas u otras.

Así que basta de cháchara y vamos al lío.

Qué son las campañas PPC

No tiene sentido empezar la casa por el tejado, ¿verdad?

Antes de “discutir” las ventajas o desventajas de este tipo de campañas, quiero que te quede muy muy claro cómo funcionan.

De forma resumida, diremos que las campañas PPC o pago por clic son aquellas donde la plataforma publicitaria nos cobra a nosotros, como anunciantes, por cada clic que hacen en nuestro anuncio.

Si hay clic, hay dinero que sale de tu cuenta.

Si no hay clic, tu tarjeta o cuenta bancaria se quedan tal y como estaban.

Así de sencillo.

Seguro que alguna vez te ha salido publicidad al buscar en Google o te has topado con ese banner gigantesco en el lado derecho de tu página web favorita.

Algo del estilo de estos dos ejemplos:

Ejemplo de Campaña PPC
Ejemplo 1 de campaña PPC en Google Ads
Ejemplo de campaña ppc
Ejemplo de campaña en AdSense

En el primer caso, estamos hablando de campañas PPC en Google Ads.

Es la más conocida y la que, a la mínima que haces una búsqueda en Google, te aparece como primer resultado.

Aquí la plataforma publicitaria no va a cobrar al anunciante (por ejemplo, en el caso de la asesoría) por mostrar su anuncio en esas primeras posiciones.

Si tú lo ves, pero no haces clic en él, no habrá pasado nada.

Ni el anunciante “pierde” dinero por un anuncio que no ha llamado la atención del potencial cliente; ni Google se embolsa dinero por mostrar ese anuncio.

Solo habrá un cobro si alguien hace clic en él.

En el segundo caso, lo que ves es una campaña de AdSense.

Si no sabes lo que es, te lo explico de forma muy breve.

En este tipo de campañas tenemos dos actores principales.

Por un lado, el responsable de la página web en la que están apareciendo esos anuncios (prueba a entrar en cualquier portal de noticias y podrás ver esos banners de publicidad de forma inmediata).

Y, por otro lado, el anunciante que está poniendo ese banner con su producto o servicio en esa página web.

¿Cómo funciona aquí el sistema de cobros y pagos?

De dos formas:

  • El dueño o dueña de esa página web recibe un dinero por “alquilar” esa parcela de su casa virtual.Cada vez que una persona haga clic en un anuncio, le cobrará una cantidad económica a ese anunciante.
  • La persona que está anunciando su producto o servicio en esa página web, deberá pagar al propietario de la web cada vez que alguien haga clic en su anuncio.

Como ves, de nuevo la clave se repite.

No clic, no party.

No clic, no money.

No clic, no… (vale vale, ya paro).

Cómo diferenciarlas de otros tipos de campaña

Ahora que ya nos ha quedado super-hiper-mega claro cómo funcionan las campañas PPC, podemos dar el siguiente paso.

Ver y entender en qué se diferencian con respecto a otros tipos de campaña.

En concreto, vamos a diferenciarlas del tipo de publicidad que podemos hacer en Facebook e Instagram y cómo esta plataforma cobra a los anunciantes.

La diferencia es muy clara.

Si en las campañas PPC de Google Ads y Google AdSense nos cobran por clic en el anuncio, el señor Zuckerberg nos cobra por impresión.

¿Que nadie hace clic en nuestro anuncio?

Mala suerte, porque cobrar te van a cobrar de todas formas por mostrarlo.

Y eso puede ser un arma de doble filo.

Si nuestro anuncio está bien diseñado y se lo mostramos a la persona correcta, el coste por clic estará controlado y dentro de los valores que esperamos.

En cambio, si el anuncio se lo estamos mostrando a todo el mundo sin ton ni son y con un mensaje que no conecta, tooodas esas impresiones de nuestro anuncios y el número bajo de clic harán que el CPC se nos dispare muy mucho.

Ojo cuidado…

Porque sí, puede que estés pensando que, si Facebook nos cobra por impresiones, en cierto modo también nos está condicionando el CPC que vamos a tener.

Y eso es 100% cierto.

El matiz es que ese coste por clic será la consecuencia de cuánto te cobra la plataforma por imprimir tu anuncio y lo bueno (o malo) que haya sido el copy  y la segmentación elegida.

En Google el copy y la segmentación también son importantes para conseguir bajos CPC pero, al menos, el coste por impresión no nos afectará tanto.

En lo bueno y en lo malo

Vale, ya sabemos qué son las campañas PPC, cómo funcionan y en qué se diferencian de otro tipo de campañas.

Es el momento de hacer de poli bueno y poli malo.

Por aquí lo bueno

  • Puedes controlar el presupuesto al máximo.

Con esto no estoy diciendo que en las campañas donde pagas por impresiones no tengas control (que también lo puedes tener… y mucho).

Lo bueno de las campañas PPC es que en todo momento sabes cuánto te está costando llevar tráfico a tu página web.

  • La capacidad de segmentación.

Aunque solo paguemos por los clic que hagan en nuestro anuncio, eso no significa que se lo vayamos a enseñar a todo el mundo (al menos, si tu objetivo es tener resultados).

Como toda campaña de publicidad online, debes afinar y tener muy claro a quién te estás dirigiendo.

Eso se traducirá en más clics y un mayor número de potenciales clientes.

  • Puedes llegar a cualquier rincón del planeta.

Da igual si te quieres anunciar en Dublín, en Nueva York o en Sevilla.

Con las campañas PPC, la distancia geográfica no es un problema.

Si puedes ofrecer tu servicio de forma online o enviar tu producto a esa ciudad, no hay nada ni nadie que te lo impida.

Por aquí lo malo

  • Sin presupuesto no hay paraíso.

Es verdad que la barrera de entrada para anunciarte de forma online es muy muy baja.

Si quieres, puedes empezar con un solo euro al día.

¿Cuál es el problema?

Que cuanto más pequeño sea ese presupuesto, menos tráfico llegará a nuestra web.

Es así de simple.

Si estamos haciendo un buen trabajo, cuanto más dinero metamos en la máquina, más visitas tendremos.

Eso sí, no te vengas muy arriba y subas tu presupuesto como si no hubiera un mañana. Mejor despacito y con buena letra.

Que haya o no después resultados dependerá de muchos factores.

  • Cómo se contabilizan los clics.

Imagina que un usuario hace varias veces clic en tu anuncio porque está interesado en tu producto y no para de buscar información.

Todos esos clics, aunque vengan de una misma persona, van a sumar y te van a cobrar por ellos.

Es decir, una sola persona puede ser la culpable de que tu presupuesto se dispare y el CPC se te vaya de madre.

Por eso, cuando miremos las métricas debemos tener esta posibilidad en mente y no quedarnos con un solo dato.

Hay que analizar el embudo de ventas al completo para entender a la perfección qué nos está funcionando y qué nos está fallando.

Y, como postre final, algunos ejemplos de campañas PPC

Veeenga, sé que lo estás deseando.

No podía despedir este post sin mostrarte algunos ejemplos de campañas PPC.

Allá vamos.

Google Search

El 90% de las veces que buscamos algo en Google, ahí está.

Ese anuncio que aparece “justo” con la palabra o una muy relacionada a lo que hemos buscado.

Como por ejemplo, este que te sale al buscar el término “Google”:

Campana Ppc: Google
Ejemplo de campaña PPC: Google

Google AdSense

En los portales de noticias, en los blogs y en, prácticamente, cualquier web que tenga un mínimo de tráfico.

Una forma rentable de monetizar tu web y de ganar visibilidad (en el caso del anunciante).

Aquí tienes un ejemplo:

Ppc en AdSense
PPC en AdSense

Amazon Ads

Sí, esos anuncios con productos patrocinados que te salen cada vez que buscas un producto en Amazon también es publicidad PPC.

Los reconocerás por la palabra “patrocinado” justo arriba (como puedes ver en este ejemplo):

PPC En Amazon
PPC En Amazon

Esto es todo sobre las campañas PPC, amigas y amigos

Espero que, después de haber leído el post, te haya quedado más claro qué son las campañas PPC y cómo funcionan.

Y recuerda siempre: no hay estrategia de publicidad mejor o peor.

Siempre va a depender de tu presupuesto, tus objetivos y qué quieres conseguir.

Antes de irte a continuar con tu día, dime: ¿qué te ha parecido el post?

Me hará mucha ilusión ver tus comentarios, sugerencias y preguntas aquí abajo 😉

5 comentarios en “Qué son las campañas PPC y cuándo te interesan por encima de las demás”

  1. Avatar

    Hola Paula muy completa tu info, esto de las campañas online es un misterio para mi, estoy empezando a resolverlo, el mundo del copy es amplio y muy bien conectado, me gusta tu manera de redacción

  2. Avatar

    Precisamente estaba buscando eso, una definicion de google afs….mejor imposible…dais miedo de lo buenas q sois… cuando sea mayor quiero ser como vosotros…🤣🤣🤣… de momento solo tengo años …sún no soy mayor👍💋

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.