El infoproductor perfecto

Las 7+3 cualidades del infoproductor perfecto

Si aún no te has animado a compartir todo lo que sabes con el mundo, y mucho menos a ponerle un precio, puede que sea porque no sabes si tienes “lo que hay que tener” para ser un infoproductor.

O tal vez ya has dado tus primeros pasos como emprendedor digital, pero sientes que si no alcanzas los objetivos que te propones es porque no das la talla.

Como cuando ves a alguien exitoso y piensas “Yo nunca lo conseguiría porque no soy lo suficientemente [inteligente/creativo/carismático/cualquier cualidad que creas que te falta]”.

O todo lo contrario, consideras que ha llegado hasta donde está por un golpe de suerte, porque nació en una familia rica o por enchufe.

No te voy a mentir, nunca viene mal tener una mente privilegiada o que alguien te haga un pequeño préstamo de un millón de dólares, como denominó Donald Trump al dinero que le dejó su padre para que empezase sus negocios…

Pero aún así hay ciertas cualidades que te harán el camino como infoproductor mucho más fácil. Y en este post vamos a ver las más importantes.

Un buen infoproductor es como este conejo: no se frena ante el primer obstáculo, sino que busca la forma más rápida y sencilla de superarlo a su manera. Vía Giphy.

No te preocupes si no reúnes todas estas cualidades, porque la gran mayoría se pueden entrenar (y sin necesidad de machacarte en el gimnasio) o reforzar contratando a otras personas y haciendo crecer tu equipo.

Antes de nada: ¿tienes la experiencia y los conocimientos necesarios?

A ver, ya sabemos que hoy en día cualquiera se las da de experto en Internet subiendo contenido del que no tiene ni la más remota idea.

Si me apetece, mañana puedo abrirme un blog de aves y escribir un artículo sobre la migración de los gansos canadienses, pero ya te digo yo que cualquier ornitólogo sabría que soy un fraude.

Porque si hablas de un tema que no controlas, te limitas a regurgitar “con tus palabras” lo que ya han contado otros.

Y se nota.

¡Ojo! Documentarse está bien, pero si quieres ser un infoproductor con todas las de la ley, escoge un sector basándote en tu perfil académico, tu trayectoria profesional y tu vida personal.

Las 7 cualidades que son imprescindibles para ser un gran infoproductor

Allá vamos; toma nota:

#1 Pasión

Cuando alguien habla sobre aquello que le apasiona, se ve a la legua.

Seguro que cuando ibas a clase te dabas cuenta de a qué profesores les entusiasmaba de verdad tanto su asignatura como la enseñanza en general.

Y seguro que esos eran tus favoritos. 😉

Si te especializas en un tema por el que sientes un interés genuino, no solo contagiarás tu pasión a quienes aprendan de ti, sino que también disfrutarás más de tu trabajo, que es la razón principal por la que te has lanzado al mundo de los negocios digitales, ¿no?

#2 Constancia

Seguro que ya has oído cientos de veces la frase de “Roma no se construyó en un día”.

Pero te la repito porque a veces se nos olvida que el éxito no es algo que se consiga del día a la mañana (a no ser que alguien suba un vídeo chorra de ti a Internet, te conviertas en un meme viral y te llamen para ir al show de Ellen).

Aunque te esfuerces, es posible que tus primeros infoproductos y sus respectivos lanzamientos no sean un pelotazo.

Lo sé, estaría genial llegar a las famosas 6 cifras, pero no es muy probable en un primer lanzamiento, a no ser que ya tengas una gran audiencia muy trabajada.

Por eso lo mejor es que vayas sin prisa, pero sin pausa, para construir un negocio estable con un público fiel que te permita ir creciendo.

No vale abandonar a tus seguidores y luego cuando vayas a sacar algo atosigarlos para compensar por todos los meses en los que no les has aportado nada.

Hazle caso al dragón/perro/peluche de La Historia Interminable, que es muy sabio. Vía Giphy.

#3 Empatía

Siempre, siempre, siempre debes ponerte en el lugar de tu público.

Y si estás pensando:

“Ya, suena muy bonito, pero ¿cómo hago eso?”.

Por ejemplo, dejando de preguntarte qué puedes vender para ganar dinero y concentrándote en qué problema tienen tus potenciales clientes y cómo tú puedes ayudarles a resolverlo.

Y para encontrar la respuesta, debes tener muy claro quién es tu público.

Es decir, tienes que definir a tu buyer persona y conocerlo como si fuese una persona de carne y hueso, no solo una cifra más.

#4 Organización

A ver, no es por marcarme un Marie Kondo, pero si tienes un negocio, la organización no es algo que puedas descuidar.

Aunque seas de los típicos desordenados que se excusan con que ellos entienden su propio caos, hay situaciones en las que esa actitud es la receta perfecta para el desastre.

Sobre todo, si cuentas con un equipo o tienes pensado formarlo.

Además, si te organizas bien, no solo evitas sustos, sino que ganas tiempo.

Si quieres algunos consejos para ser más productivo, Javi Pastor te cuenta cómo se organiza él durante la semana en este episodio del podcast.

Pues eso: ante la duda, una hoja de cálculo siempre es de ayuda. 😉 Vía Giphy.

#5 Dotes de comunicación

Sea cual sea tu sector, vas a tener que comunicarte con tu equipo, con tu público, con tus clientes, con otros profesionales… por lo que es importante que sepas hacerlo de una forma clara, ordenada y asertiva.

Además de prestar atención a lo que dices, debes cuidar cómo lo dices.

Y eso incluye tanto la comunicación verbal como la no verbal.

El lado bueno es que es una habilidad tan valorada actualmente que hay muchos recursos en Internet para perfeccionarla.

Y puedes practicarla cada día para convertirte en un mejor comunicador.

#6 Curiosidad

En este caso, la curiosidad ayudaría al gato a ser un mejor infoproductor.

Y a ti también.

Porque si tienes curiosidad, tienes ganas de seguir aprendiendo, de seguir poniendo a prueba y de seguir innovando.

Y eso no solo te ayuda a crecer como persona, sino que te da una gran ventaja frente a esos profesionales que creen que ya lo saben todo y se niegan a cambiar su forma de hacer las cosas (incluso cuando las hay mejores).

¡No dejes nunca de ser un aprendiz y te convertirás en el mejor maestro!

Hasta el tema más inesperado puede convertirse en una gran fuente de inspiración para tu negocio. Vía Giphy.

#7 Resiliencia

Esta palabra está muy de moda últimamente, pero lo tiene merecido.

Porque el mundo del emprendimiento es duro y si eres infoproductor vas a llevarte algunos palos…

Como cuando tu infoproducto no tenga la acogida que esperabas.

Al comprobar que esa idea brillante que has tenido no es tan original como pensabas.

O cuando te pidan la primera devolución y dudes de aquello que has creado con tanto cariño.

Y tu éxito va a depender de cómo reacciones a todas estas adversidades.

Las 3 cualidades que marcan la diferencia entre un infoproductor y su competencia

¿Vamos con esos bonus?

Bonus 1 | Creatividad

Si quieres destacar en un sector muy competido, además de aportar contenido de valor, vas a tener que ir más allá.

Porque lo más probable es que te parezca que ya está todo hecho, pero hay dos cosas que deberías tener en cuenta para no desmoralizarte:

  1. Incluso si un tema en concreto ya se ha tratado cientos de veces, tú puedes aportar una perspectiva única.
  2. Si conoces a tu público, investigas y le das al coco, se te pueden ocurrir ideas innovadoras. No será tan fácil, pero es posible. ¡La de cosas que se inventan cada día que aún a nadie se le habían ocurrido!

Y si crees que eres menos creativo que hacerse una foto sujetando la Torre de Pisa, no desesperes. Hay un montón de ejercicios que te pueden ayudar a mejorar tu punto flaco y, además, al investigar muchas veces se te ilumina la bombilla cuando menos te lo esperas.

Bonus 2 | Autenticidad

Seguro que alguna vez al cruzarte con un influencer has pensado “menudo personaje”.

Y la realidad es que también hay infoproductores que se crean una especie de alter ego para presentarse al mundo digital.

Ya sea por miedo a mostrarse tal cual son o porque creen que así tendrán más éxito.

No está mal que online seas una persona más segura de sí misma, más directa o más seria, pero lo mejor es que resaltes cualidades que ya tienes sin exagerarlas mucho.

Porque si luego vas a un evento de tu sector y quienes se acercan a ti se llevan un chasco al conocerte en persona, mal vamos.

Así que ya sabes, no le des tantas vueltas y sé natural.

Haz caso a las moralejas de las pelis de Disney y no tengas miedo de ser tú mismo. Vía Giphy.

Bonus 3 | Sentido del humor

No hace falta que te llamen del Club de la Comedia para hacer un monólogo, pero añadir un toque de humor de vez en cuando es una gran forma de generar cercanía con tu público.

Eso sí, tampoco te pases.

Si te lo tomas todo a broma, te restará seriedad e incluso podrían llegar a considerarte poco profesional.

La clave está en conocer tu sector, a tu público y a ti mismo y determinar si te conviene.

Ahora solo te falta una cosa: atreverte a empezar

Espero que este post te haya servido para identificar tus puntos fuertes y débiles y así tengas claro qué debes potenciar para convertirte en el infoproductor perfecto.

Y si necesitas inspiración para crear tu primer infoproducto o ampliar tu repertorio, aquí te dejo 15 ideas que te vendrán muy bien.

¿Se te ocurre alguna otra cualidad que todo infoproductor debería tener?

Estoy deseando conocerla, así que pásate por los comentarios y cuéntame.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.